Radio Iberoamérica Madrid
Alimentación Salud

Los peores alimentos para el riñón.

BannerRadio

07Feb(LaVanguardia).-“El riñón es a menudo un traidor silente, de manera que en muchas ocasiones el paciente no se da cuenta de que está dejando de funcionar”, explica la doctora María José Soler, del servicio de Nefrología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Nefrología. Soler señala que existen dos tipos de insuficiencia renal, la aguda y la crónica. “La insuficiencia renal aguda consiste en una alteración de la función del riñón de menos de tres meses, y es reversible: es importante que el paciente entienda que cambiando su estilo de vida puede hacer que desaparezca”, explica. La insuficiencia renal crónica, por su parte, aparece “cuando se produce una alteración de más de tres meses en la función del riñón y, por tanto, ya es irreversible, de manera que el tratamiento debe ir enfocado a hacer que no progrese, cosa que se consigue mediante medicación y cambios en la dieta y el estilo de vida”.

La doctora explica que la función del riñón es “eliminar las sustancias tóxicas del organismo, de modo que si no se eliminan se acumulan. Esto provoca que muchas personas necesiten una máquina que haga de forma artificial la función del riñón: la diálisis”. La experta recuerda, además, que la patología de riñón es compleja, puesto que afecta a todos los órganos, y señala que “según las investigaciones, en 2040 será la quinta causa de mortalidad en el mundo”. 

El riñón es a menudo un traidor silente, de manera que en muchas ocasiones el paciente no se da cuenta de que está dejando de funcionar”

María José SolerDoctora del servicio de Nefrología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona 

El principal factor de riesgo para la insuficiencia renal es la diabetes y algunos de los síntomas, en muchas ocasiones leves, que nos pueden indicar que estamos ante una patología de riñón son el cansancio o la anemia. “La fatiga se produce porque el riñón interviene en metabolismo de la vitamina D, así como del fósforo y el calcio”, explica Soler. En cuanto a la anemia, se debe a la falta de EPO, una hormona que producen los riñones y cuyo déficit provoca que la médula ósea no produzca suficientes glóbulos rojos. 

“Dejar de fumar, hacer ejercicio físico de forma regular, descansar bien, hidratarse correctamente y llevar una dieta sana y equilibrada son pasos fundamentales para una buena salud renal”, explica Soler, quien recomienda, además, evitar el abuso de ciertos fármacos como el Ibuprofeno. “Está totalmente prohibido si tenemos insuficiencia renal, y tampoco debemos abusar de él y consumirlo sin ton ni son si estamos sanos”, continúa la doctora. Es importante, además, ser muy cuidadosos con el consumo de todos estos alimentos, que pueden afectar a nuestra salud renal. 

Embutidos

Consumir un exceso de sal eleva la cantidad de sodio en sangre, cosa que reduce la capacidad de los riñones para eliminar el agua. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo diario de sodio en adultos sea menor a 2 g (lo que equivale a unos 5 g de sal). “Los embutidos y carnes procesadas tienen un exceso de sal por su propio proceso de elaboración, que puede oscilar entre 1,9 y 2,3 g por cada 100 g”, señala Encarni Pérez, nutricionista colaboradora de FullMusculo. La experta recomienda que nos fijemos en la cantidad de sal que contienen los productos que consumimos y escojamos siempre aquellos que lleven como máximo 1 g por cada 100 g. “En el caso de los enfermos del corazón, esta cifra no debe superar los 0,25 g”, advierte Pérez. 

Caldos vegetales precocinados y cubitos

También contienen grandes cantidades de sal añadida y, para Pérez, es fundamentalsustituirlos por caldos de verduras caseros sin sal añadida. “La idea es que, poco a poco, vayamos eliminando la sal que añadimos a los alimentos que cocinamos en casa, algo relativamente sencillo a lo que el paladar se irá acostumbrando progresivamente”, señala la experta, quien recomienda apostar por el uso de especias y hierbas para dar sabor a nuestros platos. “Es importante tener en cuenta que gran cantidad de productos que adquirimos ya llevan sales añadidas, de manera que es muy fácil superar las recomendaciones de la OMS si además cocinamos con sal también en nuestras casas”, explica el nutricionista de Medicadiet Álvaro Sánchez. 

Lácteos enteros

Si bien los lácteos enteros contienen ácidos grasos saturados de cadena corta, que se han demostrado beneficiosos para el organismo, además de proteínas y calcio, es conveniente consumirlos con moderación si no queremos que los riñones trabajen en exceso. “Las proteínas se eliminan a través de los riñones en forma de urea, de manera que les estamos obligando a hacer un sobreesfuerzo”, explica Pérez. Esto no significa que debamos eliminar las proteínas de la dieta, puesto que son fundamentales tanto para mantener la masa muscular como para otras funciones del organismo, sino que no debemos abusar de ellas. “Este macronutriente que se encuentra principalmente en productos de origen animal como carnes, pescados, huevos o lácteos debe consumirse con moderación y combinar siempre su ingesta con la de frutas, vegetales y hortalizas”. De hecho, según el Plato Saludable de Harvard, la nueva biblia de la alimentación que ha sustituido a la clásica pirámide, las proteínas no deben superar el 25% de la ingesta diaria, y deben proceder preferiblemente de legumbres y alimentos de origen vegetal. El Plato Saludable recomienda, asimismo, limitar el consumo de carnes rojas y eliminar por completo el de carnes procesadas. 

Bebidas envasasas

Zumos, refrescos y bebidas energéticas deberían eliminarse de la dieta por numerosos motivos. En primer lugar, suelen llevar grandes cantidades de azúcares añadidos, y además “desplazan el consumo de agua, que es lo que nos interesa para mantener unos riñones sanos”, señala Pérez. Por su parte, Soler recomienda a sus pacientes beber un mínimo de 2 litros de agua diarios, ya que es necesaria para filtrar y excretar los productos de desecho de la sangre. “A las personas mayores, que han ido perdiendo poco a poco la sensación de sed, les recomiendo siempre duplicar su ingesta habitual en los casos en que beben muy poco”, explica la doctora. 

Alcohol

Según un artículo publicado en Alcohol Health and Research World, el consumo de alcohol puede alterar los mecanismos de control hormonal que rigen los riñones, además de que produce un desequilibrio en los electrolitos. De hecho, algunas personas se quejan de dolor de riñones tras consumir alcohol. Esto se debe a que los riñones filtran el agua con la ayuda de la hormona antidiurética, una hormona producida por la glándula pituitaria que se puede ver afectada por el alcohol. 

Encurtidos

Los encurtidos son falsos amigos que consumimos creyendo que son saludables cuando, en muchas ocasiones, llevan grandes cantidades de sal añadida. “Al añadirles sal para su conservación, los encurtidos deben tomarse con muchísima moderación”, señala Pérez. Ocurre lo mismo con las conservas en general, de las que la nutricionista recomienda fijarse en el etiquetado para saber exactamente cuánta sal contienen y evitar todas aquellas que superen 1 g por cada 100 g. En esta misma categoría, Pérez incluye algunos alimentos típicos del vermut como las patatas de bolsa. “Muchas de las que se comercializan contienen hasta 3 g de sal, una cifra desorbitada”, explica la experta, quien desaconseja también otros snacks muy habituales, como las galletitas saladas. 

Carne roja

Además de gran cantidad de proteínas, la carne roja, al igual que el pescado, los lácteos y los huevos, es rica el fósforo, un mineral fundamental para la formación de huesos y dientes, que además colabora en la activación de determinadas enzimas y favorece la actividad celular, entre otras funciones. “Unos riñones sanos son capaces de eliminar el exceso de fósforo, pero en el caso de insuficiencia renal es importante moderar el consumo de este mineral, ya que cuando el exceso de fósforo no puede ser eliminado este se puede acumular en la sangre y producir daño en los huesos”, concluye Pérez.

Más Información

AstraZeneca firmó acuerdo para acelerar la producción de la vacuna contra el covid-19

ejativa

Los altos niveles de contaminación aumentan la gravedad de la Covid-19

ejativa

Por qué no debes dar besos en la boca a tu bebé

ejativa
Abrir chat
Comunicate con nosotros.