Radio Iberoamérica Madrid
Deportes

La rocambolesca vida de Michael Jordan

BannerRadio

Madrid, 15 may (El Periodista Digital).- El éxito del documental ‘The Last Dance’ ha puesto nuevamente sobre la palestra todos los detalles de la vida de Michael Jordan, y aunque para muchos se trata de revivir los años legendarios de los Chicago Bulls, otros saben que detrás hay un muy buen negocia que está triunfando y generando muy buenos dividendos a Mike, ESPN, Netflix, Nike, NBA y a muchas marcas más.

Pero el 23 sabe que es la estrella, desde los años 80 lo ha sido, solo que ahora ha trasladado ese talento del parqué al estudio, allí detalla anécdotas –muchas inéditas– con carisma, se ríe fuerte, gesticula, se enfada, se pone serio y, en ocasiones, hasta muestra su profunda ira.

Sin embrago, hay dos aspectos que siempre lo acompañaron en las tres largas entrevistas que grabó para armar esta serie de diez capítulos: un cigarro cubano y un vaso con una bebida color amarillenta, que, sobre todo, llamó la atención de muchos televidentes, todo un misterio por desvelar.

Muchos creyeron que la bebida es un whisky. Pero no es así, se trata de tequila, más específicamente, el más caro de la marca (Cincoro) que fundó junto con otros tres dueños de equipos de la NBA, Jeanie Buss de los Lakers, Wes Edens, de los Bucks, y Wyc Grousbeck, de los Celtics. En 2019, los cuatro lanzaron esta marca premium, y Michael aprovecha la exposición mundial de la serie para mostrársela al mundo.

Michael Jordan un empresario exitoso

Hablamos de un empresario superexitoso que no da puntada sin hilo y que, intencionalmente, deja bien visible el vaso de tequila, una decisión que aprobaron Mike Tollin (productor ejecutivo) y Jason Hehir (director), seguramente con otras intenciones, que el entrevistado se relajara y, a la vez, darle un plus estético al plano de las entrevistas. Pero ojo, no todo es marketing. Una de las pasiones de Su Majestad es el buen beber.

Así también es Michael. Un multimillonario al que le gusta la buena vida, disfrutarla. Desde que llegó a la NBA, Jordan ha sido una máquina de hacer dinero. De hecho, ha ganado, en comparación, mucho más dólares que partidos, que títulos… Y eso, claro, no es poco decir. Hoy, según la revista Forbes, es el deportista que más dinero ha embolsado en la historia, con una fortuna calculada en 2.100 millones de dólares.

Incluso, a nivel mundial, es la 1.001 persona más rica del mundo. La gran pregunta, entonces, es cómo la gasta, qué le gusta hacer, comer y tomar, dónde vive, cómo pasa el tiempo libre y cuáles son sus gustos y pasiones. También, por qué no, cómo está actualmente integrada su familia, de qué trabajan sus hijos. En síntesis, el lado B del gran protagonista que hoy rompe todos los récords en The Last Dance.

Su otra gran pasión, como también se observa en la serie, son los cigarros cubanos. Alguna vez contó que el primero que fumó fue después de ganar su primer anillo, en 1991, gracias a un regalo del propietario de los Bulls, Jerry Reinsdorf. Y sorprendió en una nota para el portal Cigar Aficionado cuando contó que, desde ese “debut”, fumaba uno antes de los partidos. “Recuerdo que arranqué con esa costumbre en 1993, básicamente por el horrible tráfico de Chicago. Me llevaba hasta una hora y media llegar desde casa al estadio. Y entonces, ante la tensión que me generaban los atascos, me fumaba uno para relajarme. Luego se convirtió en un ritual para todos los partidos que jugábamos en casa”, reconoció. Ya en ese entonces no se trataba de un puro cualquiera, buscaba la calidad: elegía la marca Hoyo de Monterrey y su cigarro Double Corona, top 3 mundial para la mayoría de los especialistas.

Justamente esa rutina de fumar antes de los juegos la confirmó Chris Weber, estrella NBA durante en las décadas del 90 y 2000, cuando contó una anécdota previa a un partido de playoffs en 1997. “Llegamos en el colectivo con el equipo y veo a Jordan sentado en el estacionamiento, dentro de su Ferrari. Cuando miro bien noto que estaba fumando. Digo ‘por Dios, faltan horas para un partido de postemporada y él está fumando, como si esta serie estuviera terminada…’ Bajamos con Juwan (Howard) y él nos mira, serio, y pregunta. ‘¿Qué pasa, me están vigilando ustedes?’. No supimos qué decirle, más que reírnos, pero me hubiese gustado avisarle que le íbamos a ganar», detalló. Interiormente Weber se ilusionó, pensó que tal vez MJ no estaba tan concentrado en la serie. Horas después tuvo la respuesta: 54 puntos y la barrida de Chicago en aquella serie de primera ronda ante Washington (3-0).

Si hablamos de las comodidades de este billonario, es imperioso hacer referencia a sus casas. En 2013 terminó el hogar de sus sueños en Florida, una construcción que demoró casi tres años y le costó 13 millones de dólares. En un terreno de casi dos manzanas ubicado en Jupiter (ciudad de Palm Beach, a 130 kilómetros de Miami) dentro del exclusivo barrio privado (Bear Club) del ex golfista Jack Nicklaus, cuyo ingreso requiere de una iniciación de 350.000 dólares y luego una cuota anual de 25.000.

La casa tiene 11 habitaciones, una pileta, un sector deportivo con una cancha de básquet y hasta una habitación para fumar cigarros con una ventilación especial para sacar el humo. También tiene una casa cerca de Charlotte, la cual utiliza cuando tiene que pasar días en la región por su responsabilidad como dueño de los Hornets. Algo más “modesta”, valuada hoy en cuatro millones y con todos los ambientes (seis habitaciones y seis baños) con vista a un lago. Además cuenta con una pequeña cancha de golf para disfrutar de su pasión, una pileta, un gimnasio y un sector de entretenimiento.

Michael todavía conserva su mítica mansión en Chicago, que está en venta desde hace ocho años y hoy está tasada en 14 millones, a pesar de que su precio original, en 2012, era de 47. En 2013 hizo una subasta pero nadie llegó al mínimo de 23,5 y tuvo que seguir bajándola. Algunos creen que tiene un karma con esa casa, aunque en realidad las razones de la falta de ofertas tienen que ver con que es una propiedad muy grande (5.200 metros cuadrados), con demasiados lujos y un impuesto anual de 100.000 dólares. MJ compró los terrenos en la exclusiva zona de Highland Park (a 44 kilómetros de Chicago), en un barrio ubicado en el medio de un bosque.

MJ es el principal inversor, aunque no el único, de un emprendimiento que aseguran rondó los 15 y 20 millones de dólares. MJ, eso sí, se da todos los lujos y tiene hasta un buggy personalizado para moverse por la cancha. “Siempre quise tener mi propio campo, pero realmente nunca pensé que lo lograría. Porque no es una casa. O una pileta. Es solo para una cosa. Por suerte me animé, formamos un grupo y encontré a una mente creativa como Weed para desarrollarlo”, contó antes de enumerar los campos que más le han gustado en USA e incluso en los que ha jugado fuera del país, sobre todo en Escocia e Irlanda.

Si hablamos de lujo, hay que mencionar sus yates: uno de 70 metros que usa para navegar por el Caribe, y otro más pequeño, de 24 metros, llamado Catch 23, para moverse en distancias más cortas. El primero le costó 80 millones y reemplazó al modelo Mr. Terrible que tenía de la marca Delta Marine. El nuevo tiene ocho habitaciones, un bar, un comedor, un gimnasio completo, un jacuzzi y, claro, una cancha de básquet en cubierta. En Año Nuevo se lo pudo ver navegando cerca de la isla de Saint Barths, uno de los destinos favoritos de MJ.

Más Información

Hernán Galíndez el arquero argentino que fue convocado por Ecuador

ejativa

River adelantó el viaje a Perú

ejativa

El rugby “post coronavirus” batió un histórico récord en Nueva Zelanda

ejativa
Abrir chat
Comunicate con nosotros.